Ataques en Sri Lanka dejan muerte y destrucción en iglesias y hoteles el Domingo de Pascua

Colombo .- Sri Lanka ha impuesto un toque de queda luego de una serie de explosiones del Domingo de Pascua en iglesias y hoteles de Colombo y alrededores, que causaron la muerte al menos 200 personas e hirieron a más de 400, según funcionarios.

Siete personas han sido detenidas, indicó un funcionario.

El gobierno informó que también ha bloqueado el acceso a las principales redes sociales y aplicaciones de mensajería para evitar la propagación de información errónea y rumores.

Se reportaron seis explosiones el domingo temprano en tres iglesias y tres hoteles.

Otras dos explosiones se reportaron horas después de las primeras seis, una en Dehiwala y la otra en Dematagoda, cerca de la capital.

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wicramesighe, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas. “Veo esto como una gran crisis que llevará al país y su economía a la inestabilidad. Condeno enérgicamente estos ataques dirigidos a sitios religiosos y hoteles de lujo. Todos nosotros debemos respetar la ley de la tierra”, dijo a los periodistas.

El Ministro de Defensa de Sri Lanka informó que la mayoría de los ocho ataques parecen haber sido ataques suicidas.

Las autoridades dicen que una de las iglesias, la de San Antonio, y todos los hoteles afectados por las primeras explosiones fueron en Colombo.

Las otras iglesias incluyen San Sebastián en Negombo, fuera de Colombo, y la iglesia de Sión en Batticaloa.

El Arzobispo de Colombo, quien dirige las iglesias de San Sebastián y San Antonio, llamó a las autoridades a encontrar a quienes están detrás de las explosiones.

“Condeno, con el máximo de mi capacidad, este acto que ha causado tanta muerte y sufrimiento a la gente. También me gustaría pedirle al gobierno que realice una investigación muy imparcial y sólida, y que descubra quién es responsable de este acto. Y también para castigarlos, sin piedad, porque solo los animales pueden comportarse así “, dijo el cardenal Malcolm Ranjith. VOA/Agencias/AP

Deja un comentario